En alguna ocasión platicando con una abuela, me comentaba que no estaba de acuerdo en que le regalaran otra mascota a su nietecita, pues meses atrás había sufrido mucho ante la pérdida de su primer cachorrito. Lo que ésta mujer no comprendía es que las mascotitas entre muchos de los beneficios que le brindan al ser humano, como lo hacen los perros de compañía para personas con alguna discapacidad o con trastorno de estrés postraumático, de perros rescatistas o simplemente un gato que realiza una maroma para sacarte una sonrisa, también enseñan a sus amos el valor de la fidelidad, la protección, la disposición y la responsabilidad, pues como seres vivos requieren de cuidados, desde los elementales para subsistir como agua, alimento, resguardo, higiene, etc, así como atención y bastante observación para darte cuenta cuando se sienten mal o están decaídos.

mascotas

Cuando mascota y niño crecen a la par, se vuelven inseparables, transmitiéndole al pequeño el valor de la amistad, del acompañamiento y de la reciprocidad. Los niños a través de una mascotita aprenden a valorar y respetar a la naturaleza y a los seres que los rodean, a verlos con amor y si se presenta una enfermedad, sabrán que deben atender a su mascota para ayudarle a sanar, así como ellos son atendidos por tí, además sabrá que tienen un peludín al que puede abrazar para darse ánimos si algo no sale como lo planeó y en caso de que se presente la muerte del animalito, con tu ayuda y afecto, podrá comprender que el ciclo de la vida es nacer, crecer, aprender y despedirnos, obviamente, dándole un tiempo para que lo asimile de esta manera y pueda ser capaz de limpiar sus lágrimas, recordando con agradecimiento a su mascotita .

Recuerda que antes de darle una mascota, debes considerar que tengas el espacio adecuado al tipo de animalito que deseas llevar a casa, que se cuente con el presupuesto necesario para poder vacunarlo, desparasitarlo y en algún momento responsablemente esterilizarlo, además de enseñarle con el ejemplo a darle un buen trato. De esta forma,  obsequiarle una mascota a tu hijo será, darle un compañero de juego, un fiel alentador cuando el chico se sienta triste y sobretodo llevar a casa a un verdadero y cariñoso amigo.

Por Imelda Lepe Beas,  Lic. en Ciencias de la Comunicación y Psicoterapeuta Gestalt.