Mi hijo inicio este ciclo escolar en una nueva escuela ya que nos mudamos de ciudad, al principio tenía miedo de su nueva maestra y sus nuevos compañeros,  pero día con día nos convencemos más de que le toco la mejor maestra del mundo!

Me siento tan agradecida con la vida! Cuando iniciaron las clases lo acercó a un grupo de niños que ya eran amiguitos desde antes para que se integrara. Ella lo ha apoyado y lo motiva cada día a ser mejor, a superar obstáculos, a ser más seguro de sí mismo.

Mrs. Catherine Bray, nunca deja de sorprenderme, llama para saber como está cuando se enferma, manda emails avisándome cosas importantes sobre Diego y enseña de una manera muy divertida. Esta semana a propósito de la celebración del día de San Patricio les ha creado unos días llenos de magia. El lunes  les contó que había llegado a la escuela el duende llamado Tiny (pequeño) con su familia y que se iban a quedar ahí hasta el viernes, les leyó una carta que Tiny dejó diciéndoles que había una sorpresa para cada uno y la tenían que buscar, encontraron unos collares, y estaban felices!

A  Tiny nadie lo puede ver, se comunica con los pequeños por medio de cartitas, ayer a Diego le dejo una diciéndole que le encantaba lo limpia que tenía su área de trabajo, el martes les dejo un chocolate y brillantina en sus sillas y hoy un tatuaje y un dulce, además una carta despidiéndose porque mañana se va.

Diego ya  lleno de ilusión quiso corresponder a los detalles de Tiny. Cuando veníamos de regreso de la escuela me platicaba emocionado que quería llevarle unos chocolates para él y su familia, llegando de la escuela buscó hojas y plumones para hacerle una carta y una pequeña ropa de papel, la cartita dice:

“Muchas gracias por el collar y el tatuaje, hice ropa para ti Tiny, espero que tú y tu familia regresen seguros a Irlanda”.

 

“El maestro mediocre cuenta. El maestro corriente explica. El maestro bueno demuestra. El maestro excelente inspira”.

-William A. Ward.