Seguramente el año pasado viste esta imagen de un niño a punto de morir de hambre, este pequeño acusado de brujería fue abandonado por su familia en Nigeria, donde es algo común; verlo fue sentir la miseria humana y cuesta tanto trabajo comprender que esto se esté viviendo hoy en día. Afortunadamente para este pequeño y muchos más apareció en su camino Anja Ringgren Loven, voluntaria danesa fundadora de “African Children’s Aid Education and Development Foundation” que escata a los niños maltratados y abandonados a su suerte por sus padres, al ser considerados brujos.

A este pequeño lo llamaron Hope (Esperanza) y un año después ya recuperado y lleno de amor de los que le rodean en el orfanato ha comenzado a ir a la escuela.

La organización rescata y protege a los pequeños a quienes proveen de cuidados médicos, alimentos, educación y ropa ayudándolos a convertirse en seres humanos fuertes e independientes.

“Miles de niños son acusados de brujería y les hemos visto torturados, muertos o asustados. Esta imagen muestra por qué lucho. Por qué vendí todo lo que tengo. Por qué me mudé a un territorio inexplorado”, explicó Anja quien ya ha establecido su vida en Nigeria.

Si quieres informarte más o hacer una aportación aquí está el link de su página http://www.dinnoedhjaelp.dk/en/support-us/