El tener una habitación compartida para los niños de la casa es muy común, pero debemos hacer que ellos se sientan a gusto en el espacio, decorando según las preferencias de ambos pequeños.
Las literas te ayudan a ahorrar espacio, ya que si tu recámara es amplia puedes usar camas gemelas. La ventaja de las camas literas en cualquiera de los casos es que te permite tener un área de juegos más grande.
El color de las paredes se puede elegir entre los dos niños y tu como mamá puedes decidir si pintar unas paredes del gusto de uno y otras al gusto del otro, claro haciendo que combinen. Si la diferencia de edades entre tus hijos es mucha o sus preferencias son muy diferentes puedes orientar las camas hacia diferente lugar y decorar por áreas, o bien colocar dos mesitas y personalizar ese pequeño espacio tratando de complacer a cada uno.

Si no te gusta la decoración de personajes, que la mayoría de los niños prefieren, puedes usar colores, figuras o algún tema neutral: Pinta las paredes en un tono claro y usa cuadros, colchas o letreros con color.
Es muy importante designarle a cada uno un espacio propio, ya sea cajones, closet o cajas según sean las necesidades y el presupuesto, esto te ayudará a mantener orden en la recámara, a ellos des permitirá tener su propio espacio y privacidad.