¡No debes dedicarte a eso! , esta frase la hemos oído por generaciones, son cinco palabras que se traducen por un lado en preocupación de los padres hacia sus hijos, y por otro, si analizamos la frase, también encontraremos un alto nivel de desconfianza en ellas. Supongamos que si la mamá de  algún integrante de los Beatles las hubiera usado (tal vez lo hicieron) y Ringo, Paul, John o George al escucharlas renunciara a su creatividad, la historia de la música no reconocería al famoso “cuarteto de Liverpool”, al menos no con estos integrantes que juntos aportaron imaginación, innovación, alegría, profundidad en sus letras y más en sus canciones. Si  los científicos que brindaron su conocimiento con sus inventos y aportaciones, hubiera prestado atención a esas palabras y desertaran del laboratorio, quizá las humanidad estaría limitada en adelantos de salud y tecnología.

Chef

lo nocivo es cuando lo hace desde el ángulo de la tradición familiar

Cierto es que cada padre desea un futuro próspero para sus hijos y tratará a como de lugar de asesorarle sobre la carrera que considere más exitosa, lo nocivo es cuando lo hace desde el ángulo de la tradición familiar, de lo que fue el abuelo, el padre, los tíos, que sólo preste oídos a lo que en eso momento se llame “la carrera del futuro”, lo que en ese momento se escucha prometedor, o se presume será lo más remunerado. Con mucha frecuencia, el aferrarse a que un hijo estudie determinada carrera, delata un ciclo sin concluir de los padres, pues piden al hijo que estudie la profesión que ellos anhelaron tener y por circunstancias ajenas a ellos o producto de sus elecciones no tuvieron la oportunidad concretar.

Dar libertad a los hijos de investigar, analizar y decidir a qué se quieren dedicar, es una buena forma de acompañarles sin mutilar sus propias expectativas, se vale aconsejarles si se sospecha que no es su decisión genuina, sino que están dejándose influenciar por otros, en esos casos lo mejor es motivarlos a encontrar opciones, visitando juntos o sugiriéndoles escuelas y sitios web que ofrecen test de orientación vocacional o pueden pedir ayuda a un profesional que personalmente aplicará un test.

Una persona que se dedica a hacer lo que realmente les gusta, sencillamente “lo hace bien”, lo disfruta, no es maravilloso escuchar a alguien, diciendo: “Hago lo que me gusta y todavía me pagan”?, muy opuesto a quienes maldicen sus trabajos y cuentan minuto tras minuto para que el reloj marque la hora de salida. Elegir una carrera siempre es cara o cruz, porque la oferta laboral depende de muchos factores, cada vez se requiere de mayor preparación para obtener los puestos mejor cotizados, comprobar amplia experiencia o bien para otros resultará sencillo presentar su curriculum con una firma de recomendación, el caso es que no hay nada asegurado después de concluir los estudios, lo más adecuado es guiarse a través de los gustos, habilidades y destrezas que nuestros hijos tienen.

Dalí, Einstein, Carl Sagan, Newton, George Lucas, Nadia Comaneci, Octavio Paz, Gandhi, Cerati y una lista interminable de personajes famosos en el arte, literatura, cinematografía, deportes, predicadores de la paz, cada quien en su oficio y profesión, serían otra historia si hubieran cambiado sus ideales por seguir esta frase, afortunadamente se dedicaron a lo que más les gustaba hacer!

Por: Imelda Lepe Beas
Lic. en Cs. de la Comunicación y Terapeuta Gestalt