No perdamos nunca la capacidad de asombro, la alegría de disfrutar un momento con nuestros hijos, sus sonrisas que contagian, su espontaneidad, su creatividad. En un mundo que va de prisa donde los adultos queremos ir a nuestro ritmo no permitimos a los pequeños vivir las cosas a su propio ritmo lento, de observación, de curiosidad, de colores brillantes y vibrantes, de sonidos y música, de detalles… detengámonos, aprendamos e imitemos más su comportamiento, usemos más la imaginación y compartamos su magia de vivir y gozar de cada segundo.

Disfruta de este hermoso cortometraje ganador de más de 100 premios,  te llegará al corazón.

www.alike.es